lunes, 24 de diciembre de 2012

Nacimiento de Jesucristo

 
Mateo 1

18 Y el nacimiento de Jesucristo fue como sigue. 
Estando su madre María desposada con José, 
antes de que se consumara el matrimonio, 
se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo. 
19 Y José su marido, 
siendo un hombre justo y no queriendo difamarla, 
quiso abandonarla en secreto. 
20 Pero mientras pensaba en esto, 
he aquí que se le apareció en sueños un ángel del Señor, diciendo: 
José, hijo de David, 
no temas recibir a María tu mujer, 
porque el Niño que se ha engendrado en ella es 
del Espíritu Santo.  
21 Y dará a luz un hijo, 
y le pondrás por nombre Jesús, 
porque El salvará a su pueblo de sus pecados.  
22 Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo:  
23 HE AQUI, LA VIRGEN CONCEBIRA 
Y DARA A LUZ UN HIJO, 
Y LE PONDRAN POR NOMBRE EMMANUEL, 
que traducido significa: 
DIOS CON NOSOTROS.  
24 Y cuando despertó José del sueño, 
hizo como el ángel del Señor le había mandado, 
y tomó consigo a su mujer;  
25 y la conservó virgen hasta que dio a luz un hijo; 
y le puso por nombre Jesús.



Sé Fuerte


Colosenses 3:10 
y os habéis vestido del nuevo hombre, 
el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, 
conforme a la imagen de aquel que lo creó;
 



sábado, 22 de diciembre de 2012

Sé Auténtico


1 Juan 5: 1 - 5

Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, 
es nacido de Dios; 
y todo aquel que ama al que engendró, 
ama también al que es engendrado por Él.
En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, 
cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos.
 Porque este es el amor de Dios, 
que guardemos sus mandamientos; 
y sus mandamientos no son penosos.
 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; 
y ésta es la victoria que ha vencido al mundo, 
nuestra fe.
 ¿Quién es el que vence al mundo, 
sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?


lunes, 17 de diciembre de 2012

Sé Obediente



"Y este es el amor: 
que andemos conforme a sus mandamientos. 
Este es el mandamiento 
tal como lo habéis oído desde el principio, 
para que andéis en él."
2 Juan 1:6

domingo, 25 de noviembre de 2012

Sé Básico



Y dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, 
hierba que dé semilla; 
árbol de fruto que dé fruto según su género, 
que su semilla esté en él, 
sobre la tierra. 
Y fue así.
Génesis 1:11 

domingo, 11 de noviembre de 2012

Lo Fatal

Recuerda las palabras verdaderas en la Biblia:
"Dios es nuestro refugio y fortaleza,  
nuestro pronto auxilio en las tribulaciones."
 Salmo 46:1

Cuando pienses en "Lo fatal" como en el poema por: 
Rubén Darío

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

Jesús es Fuente de Agua Viva

Juan 4:14
"Mas el que bebiere del agua que yo le daré, 
para siempre no tendrá sed: 
mas el agua que yo le daré, 
será en él una fuente de agua que salte para vida eterna."

Profecías de Jesús: Su costado sería traspasado




Zacarías 12:10

"Pero sobre la casa 
de David 
y los habitantes 
de Jerusalén 
derramaré un espíritu 
de gracia 
y de oración. 
Mirarán a mí, 
a quien traspasaron, 
y llorarán 
como se llora 
por el hijo unigénito, 
y se afligirán por él 
como quien se aflige 
por el primogénito."

Juan 19:34

"Pero uno de los soldados 
le abrió el costado 
con una lanza, 
y al instante 
salió sangre y agua."

Jesús: Sería rechazado por su propio pueblo

Isaías 53:3 

 "Despreciado 
y desechado 
entre 
los hombres, 
varón 
de dolores, 
experimentado en sufrimiento; 
y como escondimos 
de él el rostro, fue menospreciado 
y no lo estimamos."
                           

 
Juan 7:5 

"Ni aun 
sus hermanos creían 
en él."

Juan 7:48
 
"¿Acaso 
ha creído 
en él 
alguno 
de los gobernantes 

de los fariseos?"

domingo, 7 de octubre de 2012

Jesús crucificado


Salmo 22:1,11-18 
"Al músico principal; 
sobre Ajelet-sahar 
[La gacela de la aurora]. Salmo de David. 
Dios mío, Dios mío, 
¿por qué me has desamparado? ... 
No te alejes de mí, 
porque la angustia está cerca y no hay quien me ayude. 
Me han rodeado muchos toros; fuertes toros de Basán me han cercado. Abrieron contra mí su boca como león rapaz y rugiente. He sido derramado como 
el agua y todos mis huesos se descoyuntaron. 
Mi corazón fue como cera, derritiéndose dentro de mí. Como un tiesto se secó mi vigor y mi lengua se pegó a mi paladar. 
¡Me has puesto en el polvo de la muerte!
Perros me han rodeado; 
me ha cercado una banda de malignos; 
desgarraron mis manos y mis pies. 
¡Contar puedo todos mis huesos" 
Entre tanto, ellos me miran y me observan. 
Repartieron entre sí mis vestidos y sobre mi ropa echaron suertes."

Lucas 23:33 
"Cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, 
lo crucificaron allí, 
y a los malhechores, 
uno a la derecha y uno a la izquierda."
Juan 19:33
"Pero cuando llegaron a Jesús, 
como lo vieron ya muerto, no le quebraron 
las piernas."
Juan 19:23-24
"Cuando los soldados crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos e hicieron cuatro partes, 
una para cada soldado. Tomaron también su túnica, 
la cual era sin costura, 
de un solo tejido de ariba abajo. 
Entonces dijeron entre sí: ‘No la partamos, 
sino echemos suertes sobre ella, 
a ver de quién será.’ 
Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura, 
que dice: 
‘Repartieron entre sí mis vestidos, 
y sobre mi ropa echaron suertes’. 
Y así lo hicieron los soldados."


jueves, 20 de septiembre de 2012

Jesús: Sería precedido por un mensajero

Isaías 
40:3 
  
"Voz que clama 
en el desierto.
"¡Preparad un camino 
a Jehová; 
nivelad 
una calzada en la estepa 
a nuestro Dios!"
  













Mateo 
3:1-2 

"En aquellos días 
se presentó Juan el Bautista predicando 
en el desierto de Judea, 
y diciendo: 
"¡Arrepentíos, 
porque el reino de los cielos 
se ha acercado!"

domingo, 12 de agosto de 2012

Jesús: Juzgará

Isaías 33:22

"Porque Jehová es nuestro juez, 
Jehová es nuestro legislador, 
Jehová es nuestro rey. 
¡El mismo nos salvará! "






Juan 5:30
"No puedo hacer nada por mí mismo; 
según oigo
así juzgo, 
y mi juicio es justo, 
porque no busco mi voluntad, 
sino 
la voluntad 
del Padre, 
que me envió."




 

jueves, 19 de julio de 2012

Jesús: Sería un rey


Salmo 2:6
"Yo he puesto mi rey sobre Sión, mi santo monte."
 
Mateo 27:37
"Pusieron sobre su cabeza su causa escrita:
 ‘Este es Jesús, el rey de los judíos’."

viernes, 6 de julio de 2012

Jesús: Sería un sacerdote

Salmo 110:4
"Juró Jehová y no se arrepentirá: 
‘Tu eres sacerdote para siempre 
según el orden de Melquisedec."
 
Hebreos 3:1
"Por tanto, hermanos santos, 
participantes del llamamiento celestial, 
considerad al apóstol y 
sumo sacerdote de nuestra profesión, 
Cristo Jesús."
 
Hebreos 5:5-6,
 "Por eso, 
Tampoco Cristo se glorificó a sí mismo 
haciéndose sumo sacerdote, 
sino que fue Dios quien le dijo: 
‘Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy’. 
Como también dice en otra parte: 
‘Tú eres sacerdote para siempre, 
según el orden de Melquisedec.’"

lunes, 2 de julio de 2012

Jesús: Sería un profeta


Deuteronomio 18:18
"Un profeta como tú les levanatré 
en medio de sus hermanos; 
pondré mis palabras en su boca 
y él les dirá todo lo que yo le mande."

  Mateo 21:11
"Y la gente decía:
 ‘Este es Jesús, el profeta, 
el de Nazaret de Galilea’."

 

lunes, 25 de junio de 2012

Jesús: Nacido en Belén


Miqueas 5:2
"Pero tú, Belén Efrata, 
tan pequeña entre las familias de Judá, 
de ti ha de salir el que será Señor en Israel; 
su orígenes se remontan al inicio de los tiempos, 
a los días de la eternidad."
 
Mateo 2:1
"Cuando Jesús nació, en Belén de Judea, 
en días del rey Herodes, 
llegaron del oriente a Jerusalén unos sabios ..."

 

domingo, 24 de junio de 2012

Jesús: De la casa de David


Jeremías 23:5
"Vienen días, dice Jehová, 
en que levantaré a David renuevo justo, 
y reinará como Rey, 
el cual será dichoso y actuará conforme al derecho 
y la justicia en la tierra."
 
Lucas 3:23, 32
 "Jesús, al comenzar su ministerio, 
era como de treinta años, hijo, según se creía, 
de José hijo de Elí ...hijo de David, hijo de Isaí, 
hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, 
hijo de Naasón..."

sábado, 23 de junio de 2012

Jesús: Hijo de Isaac


 Génesis 21:12
"Entonces Dios le dijo a Abraham: 
 ‘No te preocupes por el muchacho ni por tu sierva. 
Escucha todo cuanto te diga Sara, 
 porque en Isaac te será llamada descendencia’."
 
Lucas 3:23,34
"Jesús, al comenzar su ministerio, 
era como de treinta años, hijo, según se creía, 
de José hijo de Elí ... hijo de Jacob, hijo de Isaac, 
hijo de Abraham, hijo de Taré, hijo de Nacor..." 

 

viernes, 1 de junio de 2012

Jesús: Descendiente de Abraham

Génesis 22:18
"En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, 
por cuanto obedeciste mi voz."


 Mateo 1:1
"Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, 
hijo de Abraham"



sábado, 26 de mayo de 2012

Jesús: Hijo de Dios


Salmo 2:7
"Yo publicaré el decreto, Jehová me ha dicho: 
‘Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy’."
  Mateo 3:17

"Y se oyó una voz de los cielos que decía: 
‘Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia’."


 

sábado, 12 de mayo de 2012

Jesus fue: Nacido de una virgen



Isaías 7:14
"Por tanto, el Señor mismo os dará señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel."

 Mateo 1:18,25
"El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando comprometida María, su madre, con José, antes que vivieran juntos se halló que había concebido del Espíritu Santo ... [José] no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito, y le puso por nombre Jesús."

sábado, 5 de mayo de 2012

Jesús fue: Nacido de la simiente de la mujer


Génesis 3:15
"Pondré enemistad entre ti y la mujer, 
y entre su simiente y la simiente tuya;
 esta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el talón" 

Mateo 1:20
"Pensando él en esto, 
un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: 
‘José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, 
 porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es."


 

sábado, 7 de abril de 2012

Resurección de Jesús

Juan 20
La resurrección
 1 El primer día de la semana, muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra del sepulcro había sido quitada. 2 Entonces fue corriendo a ver a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que Jesús amaba, y les dijo: «¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto!» 3 Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. 4 Corrían los dos juntos, aunque el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. 5 Cuando se acercó para mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. 6 Tras él llegó Simón Pedro, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí; 7 pero el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no estaba puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. 8 Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; y al ver todo eso, creyó. 9 Y es que aún no habían entendido la Escritura, de que era necesario que él resucitara de los muertos. 10 Y los discípulos volvieron a sus casas.
Jesús se aparece a María Magdalena
 11 Pero María estaba afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro, 12 y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados donde el cuerpo de Jesús había sido puesto; uno estaba a la cabecera, y el otro a los pies. 13 Y le dijeron: «Mujer, ¿por qué lloras?» Les dijo: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto.» 14 Tan pronto dijo esto, María se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí; pero no se dio cuenta de que era Jesús. 15 Jesús le dijo: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.» 16 Jesús le dijo: «¡María!» Entonces ella se volvió y le dijo en hebreo: «¡Raboni!» (que quiere decir, «Maestro»). 17 Jesús le dijo: «No me toques, porque aún no he subido a donde está mi Padre; pero ve a donde están mis hermanos, y diles de mi parte que subo a mi Padre y Padre de ustedes, a mi Dios y Dios de ustedes.» 18 Entonces María Magdalena fue a dar las nuevas a los discípulos, de que había visto al Señor, y de que él le había dicho estas cosas.
Jesús se aparece a los discípulos
 19 La noche de ese mismo día, el primero de la semana, los discípulos estaban reunidos a puerta cerrada en un lugar, por miedo a los judíos. En eso llegó Jesús, se puso en medio y les dijo: «La paz sea con ustedes.» 20 Y mientras les decía esto, les mostró sus manos y su costado. Y los discípulos se regocijaron al ver al Señor. 21 Entonces Jesús les dijo una vez más: «La paz sea con ustedes. Así como el Padre me envió, también yo los envío a ustedes.» 22 Y habiendo dicho esto, sopló y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo. 23 A quienes ustedes perdonen los pecados, les serán perdonados; y a quienes no se los perdonen, no les serán perdonados.»
Incredulidad de Tomás
 24 Pero Tomás, uno de los doce, conocido como el Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. 25 Entonces los otros discípulos le dijeron: «Hemos visto al Señor.» Y él les dijo: «Si yo no veo en sus manos la señal de los clavos, ni meto mi dedo en el lugar de los clavos, y mi mano en su costado, no creeré.»
 26 Ocho días después, sus discípulos estaban otra vez a puerta cerrada, y Tomás estaba con ellos. Estando las puertas cerradas, Jesús llegó, se puso en medio de ellos y les dijo: «La paz sea con ustedes.» 27 Luego le dijo a Tomás: «Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.» 28 Entonces Tomás respondió y le dijo: «¡Señor mío, y Dios mío!» 29 Jesús le dijo: 
«Tomás, has creído porque me has visto. 
Bienaventurados los que no vieron y creyeron.»
El propósito del libro
 30 Jesús hizo muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. 31 Pero éstas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer, tengan vida en su nombre.

viernes, 6 de abril de 2012

Pasión y Muerte de Jesús


Mateo 27

1  Y VENIDA la mañana, entraron en consejo todos los príncipes de los sacerdotes, y los ancianos del pueblo, 
contra Jesús, para entregarle á muerte.
2  Y le llevaron atado, 
y le entregaron á Poncio Pilato presidente.
3  Entonces Judas, el que le había entregado, 
viendo que era condenado, 
volvió arrepentido las treinta piezas de plata 
á los príncipes de los sacerdotes y á los ancianos,
4  Diciendo: Yo he pecado entregando la sangre inocente. 
Mas ellos dijeron: ¿Qué se nos da á nosotros? Viéras lo tú.
5  Y arrojando las piezas de plata en el templo, partióse; 
y fué, y se ahorcó.
6  Y los príncipes de los sacerdotes, 
 tomando las piezas de plata, dijeron: 
No es lícito echarlas en el tesoro de los dones, 
porque es precio de sangre.
7  Mas habido consejo, 
compraron con ellas el campo del alfarero, 
por sepultura para los extranjeros.
8  Por lo cual fué llamado aquel campo, 
Campo de sangre, hasta el día de hoy.
9  Entonces se cumplió lo que fué dicho 
por el profeta Jeremías, que dijo:
 Y tomaron las treinta piezas de plata, 
precio del apreciado, 
que fué apreciado por los hijos de Israel;
10  Y las dieron para el campo del alfarero, 
como me ordenó el Señor.
11  Y Jesús estuvo delante del presidente; 
y el presidente le preguntó, diciendo: 
¿Eres tú el Rey de los judíos? Y Jesús le dijo: Tú lo dices.
12  Y siendo acusado por los príncipes de los sacerdotes, 
y por los ancianos, nada respondió.
13  Pilato entonces le dice: 
¿No oyes cuántas cosas testifican contra tí?
14  Y no le respondió ni una palabra; 
de tal manera que el presidente se maravillaba mucho,
15  Y en el día de la fiesta acostumbraba el presidente 
soltar al pueblo un preso, cual quisiesen.
16  Y tenían entonces un preso famoso que se llamaba Barrabás.
17  Y juntos ellos, les dijo Pilato; 
¿Cuál queréis que os suelte? 
¿á Barrabás ó á Jesús que se dice el Cristo?
18  Porque sabía que por envidia le habían entregado.
19  Y estando él sentado en el tribunal, 
 su mujer envió á él, diciendo: 
No tengas que ver con aquel justo; 
porque hoy he padecido muchas cosas 
en sueños por causa de él.
20  Mas los príncipes de los sacerdotes y los ancianos, 
persuadieron al pueblo que pidiese á Barrabás, 
y á Jesús matase.
21  Y respondiendo el presidente les dijo: 
¿Cuál de los dos queréis que os suelte? 
Y ellos dijeron: á Barrabás.
22  Pilato les dijo: 
¿Qué pues haré de Jesús que se dice el Cristo? 
Dícenle todos: Sea crucificado.
23  Y el presidente les dijo: Pues ¿qué mal ha hecho? 
Mas ellos gritaban más, diciendo: Sea crucificado.
24  Y viendo Pilato que nada adelantaba, 
antes se hacía más alboroto, 
tomando agua se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: 
Inocente soy yo de la sangre de este justo veréis lo vosotros.
25  Y respondiendo todo el pueblo, dijo: 
Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos.
26  Entonces les soltó á Barrabás: 
y habiendo azotado á Jesús, 
le entregó para ser crucificado.
27  Entonces los soldados del presidente llevaron á Jesús 
al pretorio, y juntaron á él toda la cuadrilla;
28  Y desnudándole, le echaron encima un manto de grana;
29  Y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, 
y una caña en su mano derecha; 
é hincando la rodilla delante de él, le burlaban, 
diciendo: ¡Salve, Rey de los Judíos!
30  Y escupiendo en él, tomaron la caña, 
y le herían en la cabeza.
31  Y después que le hubieron escarnecido, 
le desnudaron el manto, y le vistieron de sus vestidos, 
y le llevaron para crucificarle.
32  Y saliendo, hallaron á un Cireneo, que se llamaba Simón: 
á éste cargaron para que llevase su cruz.
33  Y como llegaron al lugar que se llamaba Gólgotha, 
que es dicho, El lugar de la calavera,
34  Le dieron á beber vinagre mezclado con hiel: 
y gustando, no quiso beber lo.
35  Y después que le hubieron crucificado, 
repartieron sus vestidos, echando suertes: 
para que se cumpliese lo que fué dicho por el profeta: 
Se repartieron mis vestidos, 
y sobre mi ropa echaron suertes.
36  Y sentados le guardaban allí.
37  Y pusieron sobre su cabeza su causa escrita: 
ESTE ES JESUS EL REY DE LOS JUDIOS.
38  Entonces crucificaron con él dos ladrones, 
uno á la derecha, y otro á la izquierda.
39  Y los que pasaban, le decían injurias, 
meneando sus cabezas,
40  Y diciendo: Tú, el que derribas el templo, 
y en tres días lo reedificas, sálvate á ti mismo: 
si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz.
41  De esta manera también los príncipes de los sacerdotes, escarneciendo con los escribas 
y los Fariseos y los ancianos, decían:
42  á otros salvó, á sí mismo no puede salvar: 
si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, 
y creeremos en él.
43  Confió en Dios: líbrele ahora si le quiere: 
porque ha dicho: 
Soy Hijo de Dios.
44  Lo mismo también le zaherían los ladrones 
que estaban crucificados con él.
45  Y desde la hora de sexta fueron tinieblas 
sobre toda la tierra hasta la hora de nona.
46  Y cerca de la hora de nona, 
Jesús exclamó con grande voz, diciendo: 
Eli, Eli, ¿lama sabachtani? 
Esto es: 
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
47  Y algunos de los que estaban allí, oyéndolo, decían: 
A Elías llama éste.
48  Y luego, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, 
y la hinchió de vinagre, y poniéndola en una caña, 
dábale de beber.
49  Y los otros decían: Deja, veamos si viene Elías á librarle.
50  Mas Jesús, habiendo otra vez exclamado con grande voz, 
dió el espíritu.
51  Y he aquí, el velo del templo se rompió en dos, 
de alto á bajo: 
y la tierra tembló, y las piedras se hendieron;
52  Y abriéronse los sepulcros, 
y muchos cuerpos de santos que habían dormido, 
se levantaron;
53  Y salidos de los sepulcros, después de su resurrección, 
vinieron á la santa ciudad, y aparecieron á muchos.
54  Y el centurión, 
y los que estaban con él guardando á Jesús, 
visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, 
temieron en gran manera, diciendo: 
Verdaderamente Hijo de Dios era éste.
55  Y estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, 
las cuales habían seguido de Galilea á Jesús, sirviéndole:
56  Entre las cuales estaban María Magdalena, 
y María la madre de Jacobo y de José, 
y la madre de los hijos de Zebedeo.
57  Y como fué la tarde del día, 
vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, 
el cual también había sido discípulo de Jesús.
58  Este llegó á Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús: 
entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo.
59  Y tomando José el cuerpo, 
lo envolvió en una sábana limpia,
60  Y lo puso en su sepulcro nuevo, 
que había labrado en la peña: 
y revuelta una grande piedra á la puerta del sepulcro, 
se fué.
61  Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, 
sentadas delante del sepulcro.
62  Y el siguiente día, que es después de la preparación, 
se juntaron los príncipes de los sacerdotes 
y los Fariseos á Pilato,
63  Diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré.
64  Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el día tercero; porque no vengan sus discípulos de noche, 
y le hurten, 
y digan al pueblo: Resucitó de los muertos. 
Y será el postrer error peor que el primero.
65  Y Pilato les dijo: Tenéis una guardia: 
id, aseguradlo como sabéis.
66  Y yendo ellos, aseguraron el sepulcro, 
sellando la piedra, con la guardia.